Ya estamos en carnaval

15 Septiembre, 2012 at 12:04

Mi reflexión de hoy. Señoras y señores, amigos y amigas, les tengo una noticia: ya estamos en pleno carnaval”. Ustedes dirán que me volví loco porque apenas estamos en septiembre, pero no, estoy en mi sano juicio.

Y cuando digo que estamos en ” pleno carnaval” es porque ya cientos y cientos de personas han puesto las maquinarias en funcionamiento para dar lo mejor de si en apenas unos meses.

Los letristas llevan meses ya trabajando, los directores de murgas consolidan los grupos, cubren bajas y prueban voces. ( me comentan que las cuotas es año han tenido que bajarlas), los músicos ensayan aparte para después unirse a las voces. Los locales cobran vida, mucha vida. Los bailarines/as de las comparsas los músicos, los percusionistas le ponen una ilusión que se comen el turrón bailando samba y tocando un pasacalles. Las agrupaciones musicales ya han elegido las canciones tropicales que nos van a llevar a otros lugares de ensueño. Las corales calientan las voces para deleitarnos con fragmentos de operas y de conocidas piezas musicales de difícil interpretación. Las agrupaciones coreograficas ya están buscando música de bólliwood y de la India. Los diseñadores de reinas están afanados buscando firmas comerciales, realizando bocetos y pruebas, escuchando músicas, imaginando salidas para esa gala. Que artistas. Y las costureras/os dando vida y color a los diseños que maestros tinerfeños han ideado para nuestros grupos del carnaval y que todos los años nos asombran con su serpentina de color por todas las calles de Santa Cruz. Mercerías, almacenes de textiles, infraestructuras, hasta las ferreterías donde venden la silicona parece que cuando llega septiembre se animan un poco mas. El director de la gala y su equipo ya preparan guiones, quitan, ponen ,imaginan ,miden tiempos. Las carrozas y coches engalanados ya están en naves dando vida con corchos, goma espuma y otros implementos a los diseños con ese olor característico a cola industrial y la escarcha brillando en los suelos.  Todo el pueblo piensa como se podrían vestir y y empieza a ser tema de conversación. Claro que el carnaval es del pueblo. Por supuesto que pertenece a quien dedica horas y horas de sacrificio para arrancarnos una sonrisa siempre.

Señoras y Señores, amigos y amigas: les tengo una noticia: ya estamos en pleno carnaval.