Suecia y Madagascar

24 Abril, 2013 at 6:24

Queridos amigos, amigas y confidentes. Yo creo que en la vida muchísimas veces hay que cerrar etapas para poder seguir avanzando. Una vez leí algo de Paulo Coelho que lo describía perfectamente.
Desde luego, que el pasado nos marca con situaciones irremediables y que nos han tocado vivir. Unas más placenteras, otras más amargas, otras inimaginables, pero, en definitiva, de todas ellas hemos aprendido y nos quedará un recuerdo más grato o menos gratificante.
Se acuerdan de una revista que se llamaba ” pronto”.? Esas revistas que siempre observamos en las consultas médicas y que muchas de ellas están un poco desfasadas? En esta publicación había una sesión que se titulaba: ” que hubiera sido de mi vida si…….” Y contaba historias dantescas, dramáticas que en definitiva siempre enganchan al lector.
Pues yo creo que la vida nuestra es como un libro lleno de capítulos que no sabemos cuanto y hasta cuantos vamos a escribir. Pero si tenemos la potestad de vivir intensamente cada capítulo sabiendo que podemos terminar todos los capítulos con un……..continuará.
El mundo es totalmente cambiante. Hoy más que nunca se vive a una velocidad de vértigo. Es por lo que yo pienso que debemos escribir cada capítulo de manera intensa, vitalista, con buenas historias. También nos tocara vivir historias que nos pongan triste y que también hay que escribirlas.
Según vamos viviendo, adquirimos costumbres que son diferentes según el país donde nos haya tocado vivir. Situaciones que son muy diferentes en Suecia o en Madagascar. Pero creo que en ambos sitios, las personas se levantan todos los días soñando con un mañana mejor, soñando con escribir el mejor de los capítulos, soñando con ser un poco más felices cada día.
Nacimos sin que tuviésemos la oportunidad de elegir Suecia o Madagascar. Pero lo más importante es que nacimos. Creo que se han escrito capítulos de historias impresionantes y que la vitalidad hace que sigamos adelante. El mismo cerebro borra los malos recuerdos porque de no ser así, nuestra salud mental sería un desastre.
Historias que nos quedan aún por escribir. O historias de otros donde
seremos protagonistas. Unas veces de manera directa, otras indirecta y otras por obligación.
Podemos cambiarlo. Podemos hacer que historias que no hubiesen sido tan buenas darle un componente de optimismo y de pasión. Yo creo que así lo hacen en Suecia y en Madagascar.
Y queridos amigos y amigas. ¿ saben que me han dado ganas de conocer Madagascar.? Vi una exposición hace unos días de los maravillosos artistas Tarek Ode y David Olivera sobre ese enigmático país. Dicen que es la cuarta isla más grande del mundo, que está en el Océano Índico y que en el año 2007, 19.448.000 personas escribían todos los días un capítulo de su vida. Por ahora me conformaré con ver la película animada que tiene el nombre de ese país y que algún diseñador del carnaval saque una fantasía titulada” Madagascar”. La historia se me ocurre que podría ser preciosa.
Feliz miércoles amigos y amigas.

20130424-072444.jpg