Pijas y no pijas.

12 Junio, 2013 at 6:14

Mi reflexión de hoy.
Queridos amigos, amigas y confidentes.
Rubén Blades las llamaba en una canción ” chicas plásticas” : ” ella era una chica plástica de esas que veo por ahí, de esas que cuando se agitan sudan ” Chanel numer tree,” que sueñan casarse con un doctor pues el puede mantenerlas mejor, no le hablan a nadie si no es igual a menos que sea fulano de tal, son lindas, delgadas y de buen vestir de mirada esquiva y de falso reír”. Eso decía Rubén Blades en su canción de ” plástico”.
En México las llaman ” fresas” y hay muchísimos cantantes que, en plan irónico, les han inspirado siempre. Las ” fresas” en México son las que normalmente viajan a Miami a los desfiles, a lucir el cuerpo y, a escondidas de papá, cogerse unas turcas de campeonato en los alrededores de la casa del tan recordado ” Versace”. Ellas son las pijas que tienen ese ” espíritu latino”, aunque hay otras que son más neoyorquinas. Mexicanas con espíritu neoyorquino.
En Venezuela se les conoce con el término de ” sifrinas”. Hubo una canción hace años que se llamaba: ” Laura la sifrina” ( se puede buscar en youtube) que describen exactamente como son. Utilizan las palabras ” gordo” ” paparo” y cuando se casan les encanta llamar a su pareja ” maridito”. Ellas son adictas al centro comercial Caraqueño Sambil, a los restaurantes de las Mercedes, al Centro Comercial San Ignacio y al sushi. También van a una cadena donde venden hamburguesas de vez en cuando aunque pidan una ensalada. ( nunca he entendido ir a un Mc Donals a pedir ensalada). Pero eso soy yo amigos y amigas. Hay que comer sano siempre.
En todos los países de América se les conoce por un mote. Recuerdo que en Argentina también se les denominaba con una palabra pero que ahora no la consigo recordar.
Pero normalmente son todas por un estilo. Muy viajeras de Miami y Nueva York y que, según me cuentan se han resistido al iPhone y siguen en el mundo de la Black Berry. Ellas celebran el día de “acción de gracias” porque son inmensamente americanas USA, y por supuesto el Halloween. En Venezuela también tienen ese componente que cuando están en la edad de 18/24 su sueño es poder concursar en el certamen de belleza más conocido y cotizado del país y del mundo como es miss Venezuela.
Ya si hablamos de las operaciones estéticas han dejado de ser patrimonio de ellas. Se ha democratizado el arreglo de senos, nariz, boca, y párpados. La cirugía estética y plástica ya no les pertenece. Ahora cualquier joven de cualquier estrato social accede. Que me digan desde Venezuela si tengo o no tengo razón.
Aquí en España se les llama ” pijas”. Normalmente tienen sus códigos de comportamiento. El primero de ellos es el bolso. Una pija que se precie debe llevar un bolso enorme y que se vea la marca. Después la ropa. Tienen unas marcas determinadas y claro, como esto es tan pequeño, se ha dado el caso de que dos pijas se topen de frente con la misma camiseta Prada. ” jo Tia que coincidencia” ….. ” tía que fuerteeeee, tenemos el mismo gusto, jo”. Aunque en el fondo se matarían y se retarían a un duelo en el parque García Sanabria a las cinco de la madrugada”.
En segundo código son los novios. Ellos se pueden ver en verano con náuticos, practicando el padel, con las Bermudas del cocodrilo, y camisas del cocodrilo y el reloj del cocodrilo. ! Bien les gusta un cocodrilo¡. Aunque el pijo de verdad es el que lleva de manera natural como la vida misma los tenis Prada con el cinturón y pantalones d’ scuadred y una camiseta dolce. Y por supuesto en la muñeca un reloj Hublot.
Claro, que ahora la crisis también ha afectado al mundo pijo. Ahora el comercio electrónico hace que se puedan comprar esas marcas en EBay para sufrimiento de la clase hiper Mega pija que me las imagino diciendo ” Tia es un auténtico horror”.
A mi particularmente las pijas naturales, las que realmente son así porque es un estilo pues me caen hasta simpáticas. Pero hay que analizar a las pseudo/pijas y los pseudo/pijos. Ya eso es otra cosa.
El otro día me invitaron a la inauguración de un nuevo restaurante en Santa Cruz y allí estaban. Imitaciones de arriba abajo. Una de ellas llevaba un bolso ” Jimmy Choo” enorme y más falso que el beso de Judas. Me acerqué y le pregunté: perdone mi curiosidad señorita, llevo un rato mirando su maravilla de bolso y debe ser carísimo” me contestó ” medio antipática” que había sido un regalo y un poco ” me dio por loco”. El bolso cuesta la friolera de 6.000 euros si es auténtico. En eBay o en Estambul se puede conseguir una mala copia por 80 euros. Lo de la chica era una ” mala copia” porque yo ” de descarado” hasta lo palpé.
Cuando avanzaba la noche, entre vinos y finos canapés como el resto de los comensales no les hacían el más mínimo caso subieron el volumen de las risas que, en un momento, llegaron a ser estridentes. Tengo un testigo de excepción que puede corroborar lo que estoy diciendo. ( jajajajajaj) y cuidado escribe un post de lo que aquí relato. Eso, una pija de los pies a la cabeza jamás lo haría. Sería algo imperdonable. Es que a las pseudo/ pijas al final se les olvida que están haciendo un papel y la actuación sale fingida. ( hablo de ellas porque sólo habían chicas, no porque sea machista).
Pero saben que les digo? Que si son felices yo también. Se los juro por Snoopy se los puedo jurar por Prada que si ellas y ellos se sienten bien a mi no me afectan para nada. Al contrario. Me encanta que la gente sea feliz, inmensamente feliz, naturalmente feliz.
Si ellos y ellas se ven divinos, pues yo las veo mucho más. ” para mi, son “divinas de la muerte” y muy pero que muy ” súperguays.”
Que disfruten de la vida. Si es con naturalidad, mejor que mejor.

20130612-071438.jpg