Piensa en positivo

20 febrero, 2013 at 7:32

Mi reflexión de hoy. De repente tenemos que pararnos y pensar. Siempre tenemos que pensar.
Leí en un libro que cuando pensamos en positivo, una parte del cerebro regenera unas células buenas que evitan que las neuronas mueran. Eso lo leí hace unos años en alguno de los libros que llegó a mis manos y que, incluso, habían unos ejercicios maravillosos para pensar.
Uno de ellos lo practiqué anoche porque no me podía dormir. Preparé mi cerebro para pensar en positivo, le puse a la almohada unas gotas de colonia de lavanda que me trasladó a otras épocas y me puse y me dispuse a pensar.
Pensé en cosas agradables, en amigos míos que ya no están y me han dejado lo mejor de su vida: ” la amistad”. Empecé a pensar en comidas deliciosas pero tuve que rechazar esos pensamientos porque me empezó a dar hambre. También pensé en familias mías que hace tiempo que no veo, pensé en paisajes que aún conservo en mi retina y también pensé en fortuna ( se acuerdan que hace unos días escribí de mi perrita fortuna.?)
Pensé en cuando he sido feliz y transeúnte por un año, pensé en colores y los mezclé, pensé y olí inciensos que me llegaron de países lejanos, pensé en la lluvia y en el olor a la tierra mojada.
Y seguí pensando. Cambié el ejercicio por personas y buenos deseos. De repente empezaron a desfilar como por una alfombra roja amigos, gente conocida, personas anónimas que veo todos los días y para cada uno tenía un buen deseo.
Ellos aparecían en mi mente y se detenían, yo les enviaba mi mejor deseo y seguían. Me sonreían y seguían su camino.
Deseé mucha salud, deseé que un amigo fuera campeón del mundo, deseé tranquilidad espiritual, deseé que otro amigo que recién se sacó el carnet de conducir fuese prudente, deseé que mi amigo que tiene una empresa le fuese bien, deseé que otra amiga fuese feliz en su casa en las medianías de candelaria, deseé que otro amigo consiguiese pronto un trabajo, deseé que el próximo parto de Lorena fuese fantástico, deseé que también el embarazo de Noemí fuese sobre ruedas. Que Ander crezca sano. A otros amigos que pronto me den la noticia de que van a ser padres. En definitiva, que a todos mis amigos y los que me leen se le cumplan sus sueños y proyectos realizables. A todos.
Deseé que mis compañeros y compañeras del cabildo fuesen totalmente felices, que los que me rodean en mi trabajo pudieran ser felices con lo que hacen, que mi familia y sobre todo mi madre tuviese salud, que los que me rodean tuviesen armonía,
Pensé en sonrisas, en risas, en alegrías, en momentos de auténtica felicidad.
Y pensando pensando, me quedé dormido entre mantas y el olor a lavanda.
Esta mañana me desperté a las 06:11minutos y creo que mantenía la sonrisa de todas las horas dormidas.
Por eso, queridos amigos, que cuando no podamos dormir, preparemos la mente y pensemos en buenos deseos para todos los que nos rodean, para el que nos atiende en la mañana y nos pone el cortado, para el que nos da los buenos días, para Belén que nos lleva el pan nuestro de cada día. Para todos.
Es mejor este ejercicio y mucho más gratificante que contar ovejitas.
Pensar en positivo nos hace ver la vida en positivo. Eso ahora es fundamental
Un abrazo a todos y a todas.

20130220-073212.jpg