Popular Tags:

Mi abuela y Venezuela. 

28 abril, 2017 at 11:48

 En el año 1967, en mi pueblo natal Vallehermoso, cuando se acercaban las Navidades, mi abuela Serafina, que vivía ya con nosotros, (aunque ella siempre soñaba con su casa en Los Chapines) me mandaba al correo a ver si había llegado “carta certificada” de Venezuela. Manolo, el cartero, empezaba a decir los nombres en voz alta y recuerdo que todos los años que fui, como para desesperarme aún más, el nombre de mi abuela, Serafina León Suárez, era nombrado casi al final. “Echa un garabato aquí pero con el nombre de Serafina”, me decía Manolo. Cuando tenía el sobre en mis manos, corría cuesta arriba y llegaba sin aliento a casa gritando: “Abuela, abuela, ¡llegó, llegó, llegó!

 

Llegaba el cheque de Venezuela, el cheque en Bolívares, el cheque con el que empezaban las Navidades en nuestra casa y en muchas casas de Vallehermoso gracias a Venezuela. Mucho antes del turismo y de otros sectores económicos, las remesas enviadas desde Venezuela dieron de comer a muchísimas personas y ayudaron al progreso de nuestra bendita tierra. Mi abuela se sentaba en un banco pequeñito que estaba en la antigua cocina y leía la carta con lágrimas calladas que le recorrían las mejillas. Todos mirábamos sin decir absolutamente nada. Una de mis hermanas la leía después en voz alta para todos. Abuela doblaba la carta y se la guardaba en un delantal y decía: “Tu tío y tus primos están bien, que tienen ganas de venir…”

 

Acto seguido se vestía de negro y bajaba a la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Santa Cruz de Tenerife para cobrar el cheque y separar lo que después nos dejarían los Reyes. Eso era en la tienda de don Mariano para mi hermano y para mí. A mis hermanas y a mis primas les daba a 25 pesetas a cada una. Se compraba algún turrón (nunca faltó el blando), licores de la marca María Brizard o Licor 43, “por si llegaba una visita por estas fechas”, y el resto del dinero se guardaba, por si surgía “algún imprevisto”, que surgían todo el año.

 

Mi abuela era mágica. Una vez me habló de La Guaira. Le pregunté porque hablaba de ese sitio si nunca había ido. Mi abuela me respondió que, de noche, cuando dormía, viajaba en sueños a La Guaira y mis tíos se acercaban a verla. Me dijo que habían muchos barcos en un puerto, que era más de mil veces el pescante de mi pueblo, y muchos niños negritos como su delantal. La primera vez que escuché en la barbería de Ramón, en una vieja radio, la canción de “Angelitos Negros” de Antonio Machín, corrí para decirle a mi abuela que a los niños de la Guaira le estaban cantando una canción que decía “angelitos negros”; mi abuela me miró y me dijo: ¿Ves? Yo nunca miento.

 

Mi abuela murió en el año 1979 sin conocer Venezuela. Yo me despedí de ella sin saber lo lejos que estaba La Guaira. Pensé que volvería pronto, pensé que era un “hasta luego”, pensé que en sueños la tocaría…. Pero no la volví a ver más. Yo tuve que emigrar en el año 1975. Confieso que todas las Navidades pongo en un platito un trocito de turrón del blando, miro al cielo y se lo ofrezco. “Abuela, mira, turrón blando con el cheque de Venezuela”. Eso le digo y lo dejo en el patio de mi casa o donde esté.

 

Mi historia y mis vivencias con mi abuela no tienen nada de especial porque, en miles de casas de nuestras islas, existen historias que nunca se han escrito y que ha dejado la emigración. Historias de nostalgias, de recuerdos, de pensamientos profundos, de distancias insalvables o salvables, historias de gente que nunca más volvió, que se las llevó el Atlántico en la emigración clandestina; gente que ha muerto allá soñando con volver a ver el Roque de Taganana, o Los Tilos, o Arguamul, o el Pinar… Nunca más volvieron.

 

Hoy defenderé en el Pleno del Cabildo, una moción para pedir ayuda urgente a los canarios que están atravesando por la peor de las calamidades en Venezuela. Hoy pediré lo que me han pedido que pida, hoy suplicaré lo que me han pedido que suplique, hoy hablaré lo que me han pedido que hable. Hoy no es día para la demagogia, para el provecho político, para el oportunismo. Hoy es un día donde nuestros hermanos que viven en la ‘octava isla’ nos necesitan más que nunca. Nos piden que en estos momentos no los olvidemos. Nos piden porque ahora son ellos los que están necesitando ayuda.

Eso pediré: Pediré lo que me han pedido que pida.

 

Es hora de volver a Vallehermoso a visitar a mi abuela Serafina. También a ella le voy a pedir. Ella que me hacía soñar con la Guaira. Ella que me decía: “Tu tío vive en una Avenida” y yo le preguntaba a Don Ángel el maestro que me dijera lo que era una avenida para decírselo a mí abuela: “Abuela, me dijo Don Ángel que una avenida es como ir desde Triana hasta la iglesia pero como cincuenta veces”. Entonces, mi abuela me miraba y se sonreía.

 

Tengo que decirle a mi abuela, que sé que me escucha porque siempre lo hace, que ayude a Venezuela, que mire de vez en cuando para los niños de la Guaira, aquellos de la canción que ahora tienen mi edad, cincuenta y cinco años, y que esas avenidas que me decía Don Ángel, donde hoy se está manifestando tanta gente pidiendo paz, diálogo y libertad, vuelvan a ser las avenidas donde vivieron mis tíos, donde viví yo casi 15 años y donde viven y donde aman donde mueren y se afanan tanta gente compatriota.

 

2 febrero, 2017 at 9:07

Queridos Amigos y amigas. Hoy, día grande de la virgen , día grande de la Virgen de Candelaria, de la Patrona de Canarias, reflexiono y me doy cuenta que siempre he estado unido a ella de una u otra forma. La Virgen de Candelaria siempre ha estado presente en mi vida.
En el año 1967, quizá empiezo a tener memoria desde esa fecha, cada quince de agosto todo el pueblo de Vallehermoso bajaba a la playa porque había una ermita con una imagen de la Virgen de Candelaria y pasábamos el día abajo. Los que son de mi pueblo deben recordar ” La cueva de las palomas” en un lado de la playa. Mi madre hacia un caldero de arroz amarillo y con eso comíamos todos, jugábamos, nos bañábamos en esa playa peligrosa, y con una música de ambiente que ponían los vecinos bailábamos. Yo siempre fui muy bailarín y disfrutábamos mucho esa fiesta. Había un bar ( el bar de Zoila y Salvador) donde nos regalaban vasos de un refresco de la época por bailar y animar. Años más tarde, un temporal de mar destruyó la ermita pero la Virgen quedó en pie e intacta . Fue una familia mía emigrante quien posteriormente realizó una nueva capilla más alejada del mar para seguir con la devoción aunque creo que ya no hacen esa maravillosa fiesta de antaño. Daría todo lo que fuese por poder retroceder en el tiempo y disfrutar de un día como aquellos, del plato de arroz amarillo y del refresco en el bar de Zoila y Salvador, ( los padres de Alejo el de la paquetera). 
Posteriormente vine a estudiar al Seminario Diocesano en La Laguna y la Virgen de Candelaria era la Patrona del Seminario Menor. Justo por el dos de febrero celebrábamos competiciones, festivales, actos lúdicos que hacían que se rompiese un poco la disciplina de este centro. Una vez gané un festival en honor a nuestra Patrona acompañado a la guitarra por un chico de Santa Ursula ( no recuerdo el nombre) ” una roca inmóvil en su soledad, una flor o el pájaro feliz que ves” ( algo así decía la letra). 
Los seminaristas veníamos a Candelaria el dos de Febrero a la Misa solemne acompañando a Don Luis Franco Cascón que era el Obispo en esos años y los Padres Dominicos, al terminar la eucaristía, nos invitaban a un brindis que a nosotros nos sabía a gloria. Más de un dulce me metí debajo de la sotana para ” más tarde” . El Municipio de Candelaria me despidió con un ” hasta luego”….. Volvería. 
Ya en el año 1976 emigramos a Venezuela, y lo primero que puso mi madre nada más llegar a una casa extraña para nosotros fue una imagen de la Virgen de Candelaria que, a mi particularmente, me daba una gran tranquilidad. La Devoción a la Virgen de Candelaria ha sido vital en mi familia. Aún recuerdo a mi padre derramando más de una lágrima en las escaleras cuando veía salir a la imagen en Candelaria. En unas crecidas del río Guaire en Venezuela, el agua nos inundó la vivienda que la dejó inhabitable y cuando entramos a los días a recoger los enseres, allí estaba la estampa de ella, intocable, en pie. El río arrasó todo pero a la estampa no le llegó el agua. 
En Venezuela íbamos al barrio de la Candelaria para ver a la Imagen que está en el centro de Caracas y, muchas veces, de camino al trabajo, por allí pasaba a estar ” un rato con ella” y pedirle, rogarle, implorarle que alguna vez la pudiese volver a visitar en su Candelaria pero la de Tenerife…. Y el milagro sucedió. Me escuchó. 
El destino quiso que en el año 1989 regresase a mi tierra. Era hora de volver. Pero el destino quiso además que viniese a casa de mi hermana porque su marido, mi cuñado Rafael, que ya no está con nosotros, había sido destinado al cuartel de la Guardia Civil de Candelaria. Cuando me desperté en la mañana después de descansar del viaje de regreso, cuando abrí la ventana del cuartel un tres de abril de 1989, lo primero que vi fue la torre de la Basílica de Candelaria y el aire del mar que hacía años que no lo sentía. 
Mi vida transcurrió por largos años en el Ayuntamiento de Candelaria realizando y coordinando las fiestas en honor a la Patrona de Canarias. El hermanamiento con Teror. Pero de esta época, permítanme quedarme con un episodio que me cambió mi vida por completo. Por los años 90, creo que fue en 1994 se trasladó una imagen de la Virgen de Candelaria al municipio Cubano de Candelaria en Pinar del Rio. Esto es un capítulo aparte que debo contar en otro momento. Lo que sí les puedo asegurar que cambió mi vida. Les prometo que lo contaré alguna vez. 
En el año 1999 Adán Martín me llamó para comunicarme que sería el Director General de Acción Exterior del Gobierno de Canarias. Ahí me pude dar cuenta de la gran devoción que se le profesa a la Morenita en todos los centros Canarios en el Exterior. En Cuba, en Venezuela, Argentina, Uruguay, México , Estados Unidos. De esa etapa me quedo con el recuerdo del Padre Jesús Mendoza que en un día tuvo que celebrar tres misas en tres centros Canarios diferentes en Venezuela. Jesús Mendoza siempre tuvo un gesto amable con los emigrantes y con los que regresaban. Eternamente le estaré agradecido de sus bondades. Fueron cientos las estampas que bendecía y se llevaban nuestros paisanos a sus casas como el más grande de los tesoros. 
Y aquí sigo, viviendo en Candelaria, a los pies de la que siempre ha estado al lado mío. Sé que muchos que lean esto no serán creyentes pero les puedo asegurar que la fe mueve montañas. Son muchas las peticiones que le he realizado y que me las ha concedido. Aún le sigo pidiendo y hoy, en su día grande, pediré por todos nosotros, por nuestra tierra, por los que mas lo necesitan, y lo haré convencido de que me va a escuchar porque ya lo ha hecho. 

Ahora que lo pienso, en Venezuela, en mi época de emigrante, en las diversas etapas de mi vida siempre me ha cuidado. Jamás me pasó nada en Venezuela viviendo en sitios con cierto peligro. Definitivamente ella estaba conmigo. 
Podría seguir escribiendo horas y horas de mi relación personal y mágica con la Virgen de Candelaria pero, quizá, otro día les cuente mucho más.
Por hoy solo me queda gritar con mucha fuerza: VIVA LA VIRGEN DE CANDELARIA. 

La Cantera” 

23 enero, 2017 at 22:16

LA CANTERA
Hace ya unos años, unos cuantos ya, Sesé Rivero y el Club Deportivo Tenerife, colaboraron de manera inequívoca en la creación de la primera escuela del Club Deportivo Tenerife en Venezuela. Justo en el Centro Hispano Venezolano de Maracay, Sesé viajó unas cuantas veces y se montó una infraestructura que sirvió para consolidar muchos de los equipos que entrenaban en el club, pero esta vez era de una manera más profesional. Recuerdo el apoyo del palmero-Venezolano Celso Concepción quien alabó siempre este proyecto de los más jóvenes, hijos de canarios. De eso hace ya mucho tiempo. 

Ayer vi una foto de tres jugadores de la cantera y me emocionó mucho porque creo que el Club Deportivo Tenerife está entendiendo la importancia de la base en el fútbol Tinerfeño. La vida siempre se sustenta de sabia nueva, de cambios, de relevos, de generaciones venideras.

Yo siempre lo escucho en política, siempre se habla de ” la renovación” y lo comparo con el fútbol que sería ” La Cantera”. Esa ilusión, esa magia, ese empuje, esas ganas de vivir y de luchar por unos colores son absolutamente importantes.

La experiencia de los que ya pasaron por esta fase es vital. Jugadores que vienen de ” La Cantera” y que pueden explicarles a los que están ahora, las vicisitudes por las que pasaron : momentos de soledad, nostalgia de la familia, frío, lucha, competencia. Y todo por conseguir el sueño y el objetivo de su vida: llegar a tener un nombre en el mundo del fútbol. Hoy, los que salieron de la cantera y tienen unos años, se preparan en el mundo del emprendimiento con negocios propios, se siguen formando, siguen colaborando…….y es que lo más preciado que tenemos es el tiempo.

Pero el tiempo se va. Es por eso que las tres personas que están en la foto: Cristo González ( autor de la foto) Omar Perdomo y Jorge Sáenz deben saber que deben aprovechar al máximo todas las oportunidades que les da la vida y que ahora son muchísimas más que antes.

Yo creo que un Moises Alvarez, un Jordi Ocaña y tantos que han llegado lejos en el mundo del Futbol y que nos hicieron pasar tardes gloriosas, no tuvieron centros de entrenamiento funciónales, ni la maquinaria que existe hoy para las lesiones, ni coachs. Estamos en otros tiempos de mucha más tecnología y de nuevos retos. 

Por eso, ayer cuando coincidí con Omar Perdomo en un cumpleaños, percibí una humildad a toda prueba y eso lo hará grande. De Jorge Sáenz he visto su lucha y su esfuerzo diario y los avances han sido categóricos y de Cristo González, destaco su espera y su paciencia que son virtudes fundamentales para llegar muy lejos. 

Quedan muchos más que quizá veré también en el primer equipo: nombres como Giovani, Denzel, los gemelos, Brian…… Y tantos más están luchando por conseguir ese sueño, ese objetivo, esa lucha diaria. Yo les animo a que nos animen porque confiamos mucho en ellos. 

La vida es una auténtica ” Cantera” . Las canteras eran de donde se sacaban las piedras para las construcciones de nuestras casas, y la cantera del Club Deportivo Tenerife será de donde tendremos que sacar la futura construcción de nuestro equipo. 

Me emocionó la foto. Por eso es que dedico esta reflexión a LA CANTERA del Club Deportivo Tenerife. Mi gran saludo Ab Sesé Rivero y a todos los que tienen que ver con la base. Siempre adelante¡!!  

– Que me inquieta de Donald Trump?

12 enero, 2017 at 14:42

¿Qué me inquieta de MR. TRUMP?Quizás el título debería ser todo lo contrario, ¿Qué no me inquieta de Mr. Trump? Porque es que me inquieta todo. 

Desde que este personaje ha entrado a formar parte de la vida pública tanto de su país como del mundo, dada la relevancia de dicha nación y su papel internacional, ha desestabilizado mi vida. Me levanto con Trump y me acuesto con Trump, siempre en el sentido más figurativo de esta frase.

Quedan muy pocos días para que, el Sr. Donald Trump jure su cargo como nuevo presidente de los EE.UU. de América. Una poderosa nación que siento empequeñecida por las formas o falta de formas que tiene su futuro representante, dado lo que nos tiene ya acostumbrados a ver y oir. 

Y creo en verdad que este sentimiento de empequeñecimiento, de vergonzosa identidad, se lo está también haciendo sentir a un amplísimo sector del pueblo americano, que ve con desasosiego la asunción al poder de este magnate que no se corta un pelo en hacer lo que le viene en gana y en mostrar sus pataletas en público como a niño que se le niega un juguete. No hay más que ver las numerosas y continuas manifestaciones que se han producido en su contra en muchas grandes ciudades norteamericanas, tras el conocimiento de los resultados de las elecciones que bien es cierto que ganó por mayoría absoluta, pero ¿Cuándo se ha visto en la historia que un electo presidente norteamericano sea denostado por su pueblo de esa manera?.

Sus comentarios facinerosos contra los inmigrantes indocumentados; su machismo exacerbado; sus comentarios racistas; su islamofobismo promoviendo prohibir la entrada temporal a EE.UU. de personas de origen islámico; su pretensión de aislar a EE.UU de México a través de un muro, que supongo que tendrá que construir en superficie y bajo ella después de que vi un documental sobre las mafias que trafican con el paso de personas por esa frontera y como lo hacen a través de túneles-; su irrespetuosidad hacia las instituciones y las leyes, o contra organismos tan reverenciados en esa nación como la Fiscalía y la C.I.A; su tratamiento despótico e insultante hacia los medios de comunicación y los profesionales de la prensa que no le doran la píldora; o algo que más nos toca de lleno, su ninguneo a los organismos de la UE y a los representantes oficiales de las naciones que lo conforman, todo, absolutamente todo, esto no ha sido el guión improvisado de un showman de las pantallas televisivas metido a político, son el guión ideológico de un presidente electo de EE.UU que ha nombrado para cargos de su gobierno a personajes cuyas trayectorias le permitirán poner en marcha toda esa estrategia.

Trump es como un oscuro personaje novelesco, poco o nada transparente, que oculta su verdadera identidad y se salta las normas en su propio beneficio, de escasa moral y ostentoso hasta el ridículo. No reconoce las secuelas que produce la contaminación ambiental, y por tanto está en contra de toda iniciativa que suponga la reducción del lanzamiento de elementos contaminantes a la atmósfera, ya que ello supondría enormes costes para sus empresas, altamente contaminantes. Se niega a mostrar su declaración de IRPF, como debe hacer cualquier cargo público antes y después de tomar posesión de su cargo, por lo tanto, algo o mucho está ocultando, y además, ha nombrado a su yerno al que ha dejado al frente de sus empresas, como su Asesor Técnico inmediato, evidentemente será para que le tenga informado directamente de cómo van las mismas. Donald Trump no va a poner sus intereses empresariales en manos de un gestor totalmente independiente, o a vender sus activos para evitar un conflicto de intereses. Al contrario, el pide a los norteamericanos “Confiad en mí”.

Yo no confío en Mr. Trump, porque nunca en su campaña ha promovido cosas constructivas. Ha hablado de aislarse, de temer, de dominar por la fuerza de la sinrazón. Nunca le he oído hablar de derechos, de libertad, de colaboración, de democracia, de mejorar la Educación o la Sanidad de los norteamericanos, muy al contrario, insiste en acabar con la ley promovida por Obama para socializar la sanidad, o de expulsar de los colegios y de las universidades a los hijos de inmigrantes indocumentados.

Me inquieta…me inquieta mucho el presidente electo de EE.UU, y de lo que haga en un futuro, porque el pueblo norteamericano ha puesto el poder en manos de un personaje que en mi opinión, carece de las cualidades que debe tener el representante de una nación democrática que ha representado durante años la libertad de los pueblos. De una nación cuyo nacimiento histórico y crecimiento es fruto del trabajo y la lucha de millones de inmigrantes venidos de todas partes del orbe.

Me inquieta Mr. Trump.