– Lo que piensa Antonio del nacionalismo Canario- 

1 Junio, 2017 at 8:22

Ayer, cuando caminaba por Candelaria, un viejo conocido me detuvo y me dijo: – Efrain, ahora si hay que unirnos. Como tú dices. “juntos en la misma dirección”. Yo en un momento no entendía a que se podía referir, pero el conocido de toda la vida hablaba de la unión del nacionalismo canario. Estuvimos conversando durante diez minutos para explicarme sus argumentos. Me decía que ahora se estaban dando nuevamente los cimientos básicos, bien firmes, para dar ese paso. Antonio me decía que los últimos acontecimientos eran una prueba suficiente para ese ansiado futuro que todos los canarios deseábamos: un nacionalismo fuerte y reivindicativo en Canarias, que dotara a las Islas de mayor autogobierno y de mayor peso decisorio en las cuestiones de Estado y especialmente en aquellas referentes a nuestras islas.

Antonio me argumentaba que aunque ambos partidos nacionalistas canarios, por un lado Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario y por el otro Nueva Canarias, han trabajado cada uno por su lado, separados y en tiempos diferentes sobre un mismo trasfondo, el de los Presupuestos Generales del Estado, a los dos partidos les ha unido un objetivo común: conseguir los mejores presupuestos para Canarias. Y “lo han conseguido con creces, logrando los mejores presupuestos para nuestra tierra que hayamos tenido nunca”.

Comentábamos que finalmente, la necesidad que ha tenido el gobierno en minoría del PP de los dos votos nacionalistas canarios en el Congreso para sacar adelante los Presupuestos estatales de 2017, se ha traducido en un acuerdo muy beneficioso para Canarias y los canarios, y a Antonio le brillaban los ojos cuando hablaba de este ejercicio político.
Y es aquí cuando nos planteamos la cuestión, “si con solo dos votos, los de Ana Oramas por CC-PNC y de Pedro Quevedo por NC, hemos podido conseguir que se nos escuche y se tengan en cuenta nuestras singularidades como islas, como territorios alejados y fragmentados, y atendieran la denuncia sobre el olvido injustificado al que se ha sometido a este Archipiélago con los gobiernos estatales de una u otra corriente ¿que no podríamos conseguir como grupo consolidado en el Congreso en las próximas elecciones generales?”
Tanto Quevedo como Rodriguez de NC reconocen que en la “Meseta”, como ellos mismos la denominan, no existe comprensión hacia Canarias. Que allí, en la Meseta, no entienden o no han querido entender las necesidades e intereses de estas islas, y que esas incomprensiones provienen tanto de partidos de la derecha como de la izquierda estatal no sólo a nivel peninsular, sino también en nuestras islas. Y eso ha sido así hasta ahora, hasta el momento en que han sido necesarios los votos de los dos partidos nacionalistas canarios.
Ana Oramas se faja contra cualquier adversario en el Congreso, como si de un terrero de lucha canaria se tratase, para “tumbar las injusticias” que se han cometido con nuestro territorio. Y ahí están los logros de la constancia, el esfuerzo, la dedicación, las negociaciones que no salen en ningún medio, las horas y horas arreglando problemas incomprensibles para ellos, pero tan necesarios para nosotros. Una constante lucha, una gladiadora en territorio hostil.

Sólo dos votos han bastado para “guiar” al PP hacia el camino de la comprensión. Y a su vez, el sentido de esos dos votos son los causantes de los múltiples reproches que desde los grupos de la oposición dirigen a nuestros dos representantes de Canarias en el Congreso. Lo único cierto es que “no podrán acusarnos nunca de no defender a nuestra tierra y a nuestra gente”. Pero, ¿qué otra salida planteaba una oposición dividida, salvo la de prorrogar unos presupuestos que serían malísimos para España y muy negativos para Canarias?, todo eso lo hablé con Antonio en mi caminata diaria por Candelaria.

Por supuesto que, ambos partidos nacionalista también coinciden en otros aspectos relevantes, como que el apoyo dado a los Presupuestos Generales , que traerá contrapartidas muy beneficiosas para todos y todas los canarios y canarias, es sólo un pacto de acuerdo puntual, y no un acuerdo para la legislatura.  
Ahora es el momento de unir fuerzas, de hacer valer los votos canarios en aquellos temas y leyes que sean beneficiosos para España y que no perjudiquen a Canarias. Es el momento de empezar a trabajar unidos, de estrechar lazos que nos hagan converger en un partido nacionalista único. Antonio y yo nos miramos, y asentimos con la cabeza prácticamente al mismo tiempo.
No existen entre los dos partidos nacionalistas diferencias insalvables, y las cuestiones que nos separan, esas, debemos dejarlas de lado para perseguir la unidad, la fuerza y el peso político necesario no para luchar por esta tierra, porque ya lo hacemos por separado como quijotes contra los molinos, sino para trabajar y luchar juntos por el bien común y por la felicidad de los habitantes de estas Islas.
Todos sabemos que en Canarias hay miles y miles de personas que piensan como Antonio y como yo.