La felicidad y la presbicia. 

11 octubre, 2015 at 8:35

Buenos días amigos y amigas. A veces pienso que en algunos momentos de nuestra vida la felicidad ” hay que esconderla” porque corres el enorme riesgo de que algunas personas que no lo son, intenten, por todos los medios, destruir ese estado en el que te puedes encontrar.

Por eso, los momentos realmente felices, o como dice un amigo mío : ” felicísimos”, tienes que saber con quién compartirlos porque no todas las personas que te rodean pueden aceptarlo de igual manera. 

¿ envidia? Pues no lo sé. No hay nada más placentero que una buena noticia, alguien que llega a tu vida y te dice que las cosas le van bien, alguien que llega y te dice algo tan sencillo y tan grandioso como que una prueba médica que te tenía preocupado té salió bien. Hace unos días, un amigo mío me dijo que hasta que no conoció unas pruebas mías de rutina no dormía bien. 

Creo que la felicidad se compone de momentos sencillos pero que tú los haces inmensos, enormes, inalcanzables para quien los quiera romper. Pero, muchos de esos momentos, son tuyos y de muy pocas personas porque, repito, hay personas que no soportan tu estado de felicidad.

Y honestamente, creo que lo mejor es ” detectar esas personas” y no contarles los estados tuyos de gracia. No contárselos porque también pienso que las energías existen. 

Las conoces, las llegas a conocer. Una vez, un amigo mío se compró un televisor de esos enormes para su sala y nos invitó a ver su adquisición. Todos contentos y felicitándolos hasta que uno de nuestros “amigos” le dijo: – no tardarás un año en que tengas presbicia en la vista”. Yo contesté que eso tenía fácil solución y no era otra que separar el sofá de la tele. Entre todos separamos el sofá mientras que el del comentario de la anunciada presbicia miraba.

Por eso me encanta una canción que fue al festival de la OTI hace muchos años, que el estribillo decía : ” la felicidad está en un rincón de tu corazón” . Y realmente el autor de la letra tiene razón.

Hace días, una amiga mía en instagram puso que su estado era 100% feliz. Una foto de sus dos hijos hacía que le brotara el sincero comentario. Estoy seguro de que es así.

Es por eso que los momentos de felicidad intensos que tenemos, debemos analizar muy bien ” con quien compartirlos” . Porque les puedo asegurar   

 que  hay personas que en todo ven “presbicia”. 

El remedio para que nadie pueda empañarte esos momentos felices es muy sencillo: desde que detectes a esas personas que no soportan verte feliz deséale lo mejor y aíslate un poco o si es posible, hazle entender que “el verdadero secreto de la felicidad está en tratar de hacer felices a los demás”.

Feliz domingo largo.