Jerónimo Saavedra 

24 Mayo, 2017 at 9:24

Hoy, a las siete de la mañana, en una emisora de radio con la que me despierto todos los días, comentaban la noticia de que Jeronimo Saavedra había informado al Parlamento de Canarias sobre su último informe como Diputado del Común de Canarias y tomando el café mañanero sin el que sería capaz de enfrentarme a la autopista y a la vida, pensé en Jeronimo Saavedra.La primera vez que tuve noticias de Jeronimo fue en Venezuela en un viaje donde visitaba a los Isleños residentes en la octava isla para presentar una Ley aprobada en el Parlamento: “ La ley de Entidades Canarias en el Exterior” así como el Consejo de Entidades Canarias en el Exterior. Yo me enteré posteriormente porque no pudimos ir a verlo.

Ya después pasaron muchos años siguiéndolo desde la distancia y hubo un encuentro en el Ayuntamiento de Candelaria donde lo conocimos e, incluso, después fue un grupo a almorzar y a mí me tocó muy cerca y pudimos conversar de diferentes temas. Mi admiración por él creció inmensamente.

Jeronimo siempre ha sido una autentica cátedra. Son de esas personas que, cuando las escucho interviniendo en un programa de radio o televisión, jamás cambio de canal o de dial hasta que no termina de hablar porque siempre me deja una enseñanza, siempre aprendo algo, siempre reflexiono y siempre me quedo pensando en lo que dijo o “ quiso decir”.

Cuando inauguraron la nueva terminal T4 en Madrid, coincidimos en un vuelo a Berlín porque los canarios que viven en esta ciudad alemana, hacían un homenaje a los canarios que estuvieron presos y fueron asesinados en los campos de concentración de la Alemania nazi en la segunda guerra mundial. Casualmente tomamos el mismo vuelo y cuando llegamos a Berlín nuestras maletas se extraviaron. Recuerdo como yo me puse como un “ basilisco” y Jeronimo se sentó y con toda su calma me dice: Serafín, las maletas no aparecerán por más que des vueltas y recorras la cinta así que vámonos. Nos fuimos al hotel y fueron unos días de absoluta enseñanza por parte de Jeronimo.

Siempre nos saludamos entrañablemente, efusivamente porque las vivencias de Jeronimo son de una biografía autentica.

También coincidíamos en algún concierto del Festival de Música de Canarias y en las conversaciones que hemos tenido, siempre salía algún compositor de música clásica. Una vez, en el Auditorio “ Adán Martín “ en una función de “ La Flauta Mágica” miré mas a Jeronimo que al escenario. Lo estaba disfrutando tanto que pensé que en cualquier momento tendría un proceso de elevación y éxtasis y que flotaría.

Jeronimo es esplendido, elegante, políticamente correcto, generoso, altruista, humilde. Todo eso hace, que, cuando se hablaba de renovación, él ganase en La Ciudad de Las Palmas las Elecciones Municipales con mayoría absoluta después de un largo período de mandatos del Partido Popular. Digno de estudio. A veces las renovaciones no pasan necesariamente por la edad.

Nuestro querido “ Momo”. Jamás he oído a nadie hablar mal de él. Jamás en el partido que milito, Coalición Canaria, he escuchado una mala expresión de Jeronimo. Siempre respetado, siempre colaborador, siempre mágico.

Fue en la época de Adán Martín, cuando mas conocí a Jeronimo porque Adán lo quería y apreciaba mucho y lo llamaba para hablar de diferentes temas y en algunos encuentros estuve presente. ( cuanto extrañamos a Adán)

Nada me gustaría más que poder leer la biografía de Jeronimo Saavedra. Puede ser una autentica delicia cargada de enseñanzas en cada página. Es historia de Canarias.

Yo personalmente le doy las gracias por toda su entrega y su dedicación para esta tierra. Siempre le estaré muy agradecido por saber normalizar “sin grandes alharacas” lo que en su época no era normal. Gracias Jeronimo.

Una cosa que jamás pudo corregir fue mi nombre. La primera vez que me vio me llamó “ Serafin” en vez de “ Efrain” y Serafín me quedé.

Mucho tenemos que aprender de Jeronimo Saavedra…mucho.