Hugo Chávez.

6 enero, 2013 at 10:02

Mi reflexión de hoy. Ayer me llamó un amigo mío para decirme si había leído la ” carta de despedida” que la ex-esposa de Hugo Chávez había escrito y publicado en el diario de mayor tirada en Venezuela. Le dije que no y me la mandó inmediatamente a mi teléfono para que la leyera.
Mis consideraciones y conclusiones a semejante cúmulo de despropósitos escritos es que esta carta jamás la escribiría Marisabel ( ex-de Chávez) porque descarto que una persona pueda encerrar tanto odio dentro de sí. Yo creo que si una persona encerrase tal cantidad de odio, ya hubiese explotado por los aires o se hubiese volatilizado. La carta no tiene desperdicio. Es lo más horriblemente épico que he leído en mucho tiempo, con dosis de macabra fantasía.
Después, he leído con perplejidad en las redes sociales, como, sin cortarse un pelo, hay gente que ” desea la muerte” así, sencillamente. Es terrible porque el odio o la venganza jamás nos dejará avanzar y además, queridos amigos/as, la vida es muy corta para estar odiando y deseando de esa manera.
A mi en lo personal, desde luego hay maneras de hacer política que no podré estar de acuerdo, que podemos ser adversarios políticos, que no comulgaré con algunas ideas, con otras podré estar más cerca, pero de ahí, a desear la muerte hay un largo y peligroso camino que no alimentará en nada en lo personal.
Un día hablaré como conocí a Hugo Chávez y las relaciones correctas y fluidas ( no nos olvidemos que en Venezuela viven cientos de miles de Canarios y descendientes) que se mantuvieron al menos entre 1999/2007. Lo importante era establecer lazos con los canarios que viven en la octava isla que, en definitiva, no eran diferentes al resto de la sociedad Venezolana. Como todo en la vida, unos a favor y otros en contra.
Pero ahora, hoy, que en este día todos son buenos deseos, permítanme que le desee a Hugo Chávez una pronta recuperación( sólo el ser supremo sabe cuando tenemos que abandonar esta vida y sólo el puede juzgarnos espiritualmente) que le desee a Venezuela, ese país que tanto nos ha dado, que tenga progreso, paz social, riqueza, entendimiento y sobre todo, sosiego.
Y a nosotros, desearnos que cada día seamos más coherentes, que avancemos en la espiritualidad y que se nos borren de nuestra cabeza los malos pensamientos y los malos deseos.
Felices reyes.

20130106-100234.jpg