Gente tóxica.

21 Septiembre, 2013 at 7:29

Queridos amigos y amigas.
Hay personas que están toda la vida ” juzgando”. Yo a veces pienso que por motivos ajenos a sus voluntades no son letrados, abogados, jueces, árbitros, o alguna profesión que tenga que ver con tomar decisiones que involucran a terceros.
Juzgan como te vistes, juzgan lo que haces, juzgan con quien te tomas el cortado mañanero, juzgan como te expresas, juzgan como te ríes….juzgan, juzgan, juzgan.
Evidentemente muchísimas veces se ve la paja en el ojo ajeno pero no somos capaces de mirarnos la viga que hace que no veamos el sol.
Ahora, en Estados Unidos, a estas personas se les denomina: ” tóxic people ” ” gente tóxica” y existen coaching que en sus charlas te enseñan como detectarlas y como combatirlas. Porque les aseguro que la gente tóxica debemos combatirla. Ya se han escrito estudios y libros de cómo puede afectar en nuestra vida diaria la gente tóxica.
Puedo poner ejemplos varios. Es tóxico poder juzgar una gestión de cualquier persona sin haber empezado a ejecutarla. Es tóxico cuando no se da confianza ni en los primeros metros de una carrera, es tóxico cuando de manera ” ponzoñosa” se intenta descalificar a todo lo que se mueva alrededor sin argumentos y de manera despiadada, es tóxico cuando la soberbia no deja que analices tu vida más interior, es tóxico cuando se ” intenta” jugar con los ” miedos” de los demás.
¿ y como combatimos a la gente tóxica? Primero que nada ” detectándolas”, después intentar aislarlas aunque muchas veces no puedas hacerlo porque forman parte de tus entornos más inmediatos. En este caso, hay que intentar que vayan cambiando sin hacernos eco a sus comentarios tóxicos y que prejuzgan cualquier acción. También debemos aislarlas mentalmente para que no lleguen a minarnos. Porque ¡ ojo¡ pueden llegar a minarnos y hacer un socavón en nosotros.
Si el ataque tóxico lo sufrimos nosotros, tenemos que tener autoestima, seguridad en nosotros mismos y en las personas que nos rodean, mostrar lo que realmente somos, trabajar mucho más todavía, generar ilusión en nosotros y en los demás, tener la conciencia tranquila y no hacernos eco de ningún comentario tóxico porque, a la larga, nos restará felicidad y hará que nos infravaloremos.
Tenemos que buscar la felicidad y el secreto quizá está en tratar de hacer felices a los demás. Tenemos problemas diarios que resolver de todo tipo y es por ello que necesitamos imperiosamente aislarnos de la gente tóxica para seguir avanzando como seres humanos. En Estados Unidos están enseñando que para iniciar cualquierproyecto emprendedor, no puedes tener a tu lado ” gente tóxica”.
Al final, el secreto está en la autenticidad, en la humildad, en tener claro que todo en la vida es efímero. Al final lo que tenemos seguro es una lápida que pondrá dos fechas.
Y claro, hablando de lápidas también tenemos que tener en cuenta que la gente tóxica, con el mismo mármol, es capaz de convertir el pedestal donde te tenían por interés en la lápida donde intentarán sepultarte.
Luchemos por ser felices, por entregar lo mejor y por intentar cada día buscar lo genuino y auténtico de nosotros mismos. Les aseguro que al final, la satisfacción será infinita. Y usemos el mármol para que los escultores hagan obras de arte que podamos admirar todos.
Feliz fin de semana amigos y amigas.

20130921-082922.jpg