El viento. El viento.

4 marzo, 2013 at 7:39

Mi reflexión de hoy. Ayer, mientras el Gobierno de Canarias anunciaba ” alerta máxima” por fuertes vientos en las islas occidentales, y llegaba a mi casa después de haber almorzado con unos amigos y con un ventarrón enorme que me había volado una de las sillas del patio para una huerta, puse la 2 de TVE con el claro objetivo de quedarme dormido.
Me encanta, cuando lo puedo hacer, adormitarme oyendo de fondo esa voz lineal del narrador de algún documental y que, siempre hace que duermas un rato.
Pero ayer, el sonido del viento que era muy fuerte me hizo fijarme en el documental y prestarle atención. Hablaban del ” Homo Sapiens” y del ” hombre de Neardenthal”
Pues mira por donde, si no hubiesen existido los vientos, las tormentas, las enormes corrientes marinas y otros fenómenos adversos, nosotros no estuviésemos en este planeta.
Pensé: por un lado la alerta máxima decretada por el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife con gran precisión y comunicación, y por otro el documental de TVE donde hablaban de la importancia del viento en las migraciones de los humanos para poblar continentes, para navegar mares, para llegar hasta los rincones más recónditos de la tierra, para que se expandiera el polen, para, incluso, comunicarse.
Pues estuve atento al documental que decía que gracias a ” los vientos favorables”, nuestros antepasados de hace miles y miles de años pudieron moverse por este complicado planeta y mezclar las razas.
Yo me asomé a la ventana y vi nuestro mar Atlántico en ebullición, todo rizado, con vientos del sur y recordé a todos aquellos canarios que hace unos sesenta años tuvieron que aventurarse a cruzar ese enorme océano y depender de ” los vientos” para poder llegar a América. Hay escritos y décimas poéticas que narran las amarguras de nuestros paisanos cuando desaparecía el viento, el mar se quedaba en calma y no avanzaban. Eso le pasó, entre otros al famoso velero ” telemaco”.
También, nosotros somos afortunados porque por nuestras islas pasa ” el viento Alisio” que nos da vida, vegetación, suaviza las temperaturas, mantiene nuestro bosque de Laurisilva que está con nosotros desde la era terciaria, deja nubes en las cumbres que los pinos lo convierten en agua y van directamente a las galerías.
Ricardo Melchior dijo una vez que el viento debe ser aprovechado para crear energía limpia. ” nunca han habido guerras por el viento o las olas, son energías limpias y de paz” indicó mi compañero y amigo. Esa frase siempre se me ha quedado grabada. ” el viento produce una energía de paz”.
Por eso, es cierto ese refrán que dice que ” nunca llueve al gusto de todos” o ” nunca sopla el viento al gusto de todos”. Pero ayer, casualmente, el documental de la televisión Española me hizo escuchar al viento con nostalgia, y mirando el mar Atlántico.
Asomado a la ventana de repente vi volar un objeto delante de mis narices. Era un camisa que voló desde la azotea de mi casa ( no hay nada mejor que tener una casa con azotea) hasta el último cantero de un vecino y se quedó enganchada en un Naranjo. Yo subí urgentemente a recoger toda la ropa que estaba en los tendederos y la pude poner a salvo aunque casi toda estaba en el suelo de la azotea.
Pero así y todo, seguí pensando en los beneficios del viento y también pensando que cuando el Gobierno de Canarias y en nuestro caso, el Cabildo de Tenerife activa la alarma, debemos tener todas las precauciones del mundo hasta que pase el temporal.
Lo de ayer fue enorme, las ráfagas de viento llegaron a ser ensordecedoras. Me acordé de todos los viajeros que en ese momento estaban navegando o volando. Me quedé más tranquilo cuando José, el Fisioterapeuta del Club Deportivo Tenerife, me mandó un mensaje diciendo que habían aterrizado en el Aeropuerto del Sur después de un horrible vuelo. Le desviaron el avión por la imposibilidad de tomar tierra en el Aeropuerto del Norte. Pasajeros que venían en barco lo pasaron francamente mal, pero afortunadamente, ya están todos en su destino.
Hay que tomar todas las precauciones del mundo en estos ” fenómenos climatológicos” a los que no estamos acostumbrados. Todas las precauciones son pocas.
Bueno, queridos amigos y amigas. Buen comienzo de semana, y creo que a todo en la vida tenemos que sacarle el lado positivo porque lo tiene. El viento, por ejemplo, cuando no se revela, es parte de la vida.
Un abrazo a todos.

20130304-073919.jpg