El tatuaje.

26 abril, 2013 at 6:32

Mi reflexión de hoy. Queridos amigos amigas y confidentes. Ayer, caminando por Candelaria como casi todas las tardes y viendo pasar a tanta gente haciendo deporte, de repente uno de mis amigos me espeta la siguiente pregunta: ¿ Efra porque no te haces un tatuaje? Yo le contesté incrédulo también con una pregunta: ¿ cómo?.
Me dice en plan vacilón: es que tu eres moderno y de espíritu joven y un tatuaje no te vendría mal.
Mis otros amigos se ” desborregaban” y ” desternillaban” de mis ocurrencias diciéndoles lo que me tatuaría yo en el homoplato o en algún lugar oculto de mi cuerpo.
A mi realmente me gustan mucho los tatuajes. Creo que es un arte fantástico. Lo considero hasta arte urbano. Hay grandes tatuadores que son auténticos artistas. Una vez, en un aeropuerto había un chico con un dibujo espectacular en un brazo y la camisa, manga al codo impedía ver todo el dibujo. Estaba en la cola para embarcar justo delante de mi y con su novia. Yo me llené de valor y le dije que si podía ver el tatuaje completo y el joven amablemente aceptó. Eran unos motivos de dioses de Tailandia. Saúl ( así se llama el joven) me contó una historia fantástica de porqué se había tatuado ese motivo. Era un vuelo que venía para Tenerife y, mira por donde, era amigo de un gran amigo mío y, como dice la canción ” los amigos de mis amigos son mis amigos”. De vez en cuando coincidimos especialmente en veladas de boxeo y siempre me recuerda con mucha simpatía mi atrevimiento de solicitarle que se remangara la manga para verle el tatuaje. Jejeje.
He visto un impresionante tatuaje del Che Guevara. Bueno, he visto varios. Honestamente me quedo con el de mi amigo Juan Tomás porque se sale de lo normal. No es la imagen típica de Ernesto Che Guevara.
Son muchos los amigos que tengo que llevan marcado en su piel lo que más aman. Tatuajes dedicados a su familia, a momentos vividos, tatuajes con imágenes de lo que creen, de lo que esperan en la vida. Tatuajes de colores.
En Centroamérica y en otros lugares del mundo también existen personas que se tatúan dependiendo del estrato social al que pertenezcan. Incluso la gente en la calle los reconoce por los motivos tatuados. Pero aquí es diferente. Aquí es una especie de culto al cuerpo con esencia de divinidad.
También hay personas que se tatúan los lugares más recónditos y que sólo lo pueden admirar las personas elegidas para el amor. Me encanta.
Yo reconozco que admiro a las personas que se tatúan motivos personales. Siempre pienso que es un rasgo de una personalidad definida. También es cierto que cuando el jugador Torres salió en televisión con aquellas letras escritas en árabe, los profesionales del tatuaje hicieron su agosto porque todos querían tener esas letras.
También he visto tatuajes de motivos triviales absolutamente preciosos. Son tatuajes discretos y que definitivamente enaltecen la personalidad.
Una vez me contaron que un chico muy trabajador perdió su empleo porque una gran empresa prohibe que ninguno de sus empleados tenga tatuajes en el cuerpo. Mi amigo los tenía visibles y más exactamente en una muñeca. Nunca le dijeron que fue por eso, evidentemente, pero eran normas no escritas de la empresa.
La gente debe ser feliz con lo que realmente le gusta hacer o le gusta mostrar. Es por ello que si te hace feliz hacerte un tatuaje pues, no lo dudes. Lo importante es que compartas esa felicidad.
Una vez en un viaje me hice un tatuaje de gena, de esos que duran una semana y lo hacen con tintes de tierras de los inmensos desiertos. Me puse la siguiente frase: ” creo en ti”. Pero a la semana ya no quedaba ni rastro. ¡Aún sigo creyendo.!
Yo, por ahora, no me haré ningún tatuaje. Un poco por miedo al ridículo porque honestamente, no me veo. Y otro poco porque creo que soy un poco belonefobico ( enorme fobia a las agujas)
Pero si algún día me lo hago……digo algún día,….. algún año…..ya tengo el motivo elegido. Nada mejor que mi nombre en el idioma de un país emergente, de un país que dentro de algunas décadas se convertirá en el rey del mundo. Escribiré mi nombre en chino.
Y para que vean que no hablo en broma y que lo tengo más que pensado, aquí les dejo la plantilla que comparto con ustedes mis confidentes. Estas letras me las trajo Tomás shuman , en uno de sus viajes a China y desde entonces están en mi casa esperando.
Quien sabe si algún día le hago caso a mi amigo, pero por ahora no. Por ahora disfruto del arte de mis amigos y amigas en sus pieles que me parecen preciosos.
Feliz viernes.

20130426-073210.jpg