Bodas de oro

24 Febrero, 2013 at 10:22

Mi reflexión de hoy. Dentro de unos días me han invitado a la celebración de las bodas de oro de un matrimonio en Candelaria. ” las bodas de oro” es decir, cincuenta años juntos.
Ellos se casaron en el año 1963, tienen tres hijos y siempre han tenido una vida sencilla, austera, sacrificada y sobre todo, con el único objetivo de que sus hijos tuviesen un mejor futuro que el que ellos pudieron tener.
El es una persona afable, de sonrisa abierta, buena persona, siempre dispuesto a ayudar a los demás, comprensivo, leal.
Ella es una mujer más bien callada, tímida, agradable, que desprende esa tranquilidad que te dan algunas personas con sólo mirarla.
Sus hijos ( dos varones y una hembra) son el fiel reflejo de todo lo que se vivió en esa casa. Los hijos son tan unidos que a veces no se quien de los dos varones me habla. Los tres trabajan y es una unión, sobre todas las cosas.
Cincuenta años amigos ¡!!!!!!! Cincuenta años ” juntos”. Yo me pongo a pensar cuantos desvelos, cuantos sueños, cuantos sacrificios, cuanta complicidad, cuanto amor, cuanta lealtad y cuanto perdón ha podido existir en esos cincuenta años de unión.
Ellos me cuentan que cuando se casaron se fueron se ” luna de miel” tres días a Punta del Hidalgo desde Candelaria porque un amigo de él le prestó ” una casita” en la Punta. También me dice que no pudieron salir a pesear mucho porque, justamente en esos tres días, se ” metió un viento horroroso” que no los dejaba salir de la casa. Yo le digo, ahhhhh pues mejor¡!!!!! Imagínate, tres días en casa, recién casados y sin salir. Él me mira socarronamente y se ríe.
Después siguieron con su trabajo y combinado con una pequeña finca que tenían por las medianías de Candelaria y que todavía atienden, de donde salen frutas, papas, y una serie de productos que tienen el frescor y la alegría de ser cosechados con tus propias manos.
Ella, como vive en una casa humilde pero maravillosa, de campo, desde donde divisa Candelaria tiene sus gallinas, sus flores, sus matas también en las huertas de la casa y donde es inmensamente feliz ” como siempre dice ella”.
Sus hijos, que todos trabajan, ( hoy es una suerte enorme) tienen la casa de los padres como una iglesia, como un templo. La abuela, como millones de abuelas en España, se han dedicado a ayudar a criar a sus nietos ( tiene 5) para que sus hijos puedan estar más tranquilos. Ella es totalmente feliz porque me dice que se siente útil y que” los hijos nunca criaran a sus nietos como ella”. Las abuelas y los abuelos forman parte vital de nuestro desarrollo y cubren las carencias que, muchísimas veces, sería casi imposible hacerlo.
Ahora cuando cumplan los cincuenta años de casados, sus hijos le han preparado una enorme sorpresa: entre todos les han regalado un viaje de siete días a un lugar donde ellos siempre habían soñado ir. Deja ver si al final van porque no saben nada y ella no es de mucho viajar. Está todo preparado porque uno de sus hijos los acompañará.
Cincuenta años de amor. Que grande es la vida a veces¡¡¡ cincuenta años levantándote siempre al lado de la perdona que amas, que compartes. Cincuenta años cuidándose, respetándose, amándose, mimándose.
Cincuenta años es toda una vida. Imagínense todo lo que ha pasado en cincuenta años y donde el amor de estas dos personas ha sido fiel testigo, pero siempre juntos.
Yo les deseo que puedan seguir juntos ” cincuenta años más” pero como eso seguramente no es posible, que sigan viviendo esta historia de amor eterna, que a veces la vemos en el cine y nos emociona pero que aquí, muy cerquita de nosotros, existen auténticos guiones de vida capaces de emocionarnos.
Amor, entrega, devoción, sacrificio. Una vida sencilla pero llena de alegrías, sobre todo, porque como dice ella: ” mira que le he aguantado, pero siempre me ha respetado, me ha querido, y no tiene ojos sino para mi” y se ríe.
Feliz domingo amigos.

20130224-102209.jpg