Amistad

18 diciembre, 2012 at 7:02

amistad. Efraín Medina. ReflexionesMi reflexión de hoy. Tengo un amigo, que es nobleza pura, que tiene unos sentimientos tan grandes que a mi, casi siempre, me deja sin palabras. Mi amigo ( porque realmente es así) aunque nos vemos poco, siempre estamos pendientes uno del otro, nos contamos penas, alegrías, como decía, está sin empleo, tanto él como su compañera y así y todo, mi amigo me da todos los días lecciones de humanidad.

Mi amigo, me manda el otro día un mensaje diciéndome que había pasado por la zona de chabolas del ” Pancho Camurria” y que, como está en una Murga, desea poder ayudar a esas personas que lo están pasando francamente mal. Que puede hacerlo a través de los componentes de su murga y de otras que él conoce.

Mi amigo, ha ido ya varias veces a ver a las personas que allí viven, él ha pedido que la Murga vaya a cantar al sitio , está moviéndose para poder llevarle artículos que cubran sus necesidades, sobre todo en estas fechas, y yo, aprendo todos los días de él, de como se puede ayudar con la intención, con las ganas de cambiar el mundo y con un poco de corazón.
Mi amigo, que nada tiene, quiere darlo todo. Que está para recibir,y así y todo desea dar lo que tiene, que cuando me habla de lo que quiere hacer, le brillan los ojos, esboza la mejor de sus sonrisas e incluso se pone nervioso porque desea poder cumplir con lo que se comprometió.
Mi amigo me llamó el otro día porque quería colaborar con el Tele maratón de Mírame Televisión ( aprovecho para felicitar a todo el gran equipo que hizo posible ese gran gesto de humanidad), mi amigo quiere ser útil, trabajar por la sociedad, por conseguir un mundo más justo, más equitativo y más igualitario.
Yo reflexiono profundamente, y creo que sí ponemos un poco del desprendimiento de mi amigo, de su bondad y de su entrega, seguro entre todos, conseguiremos un mundo más habitable.
Yo le dije que ” adelante” que no estaba solo, que seguramente todos los que pudiéramos íbamos a echar una mano para que su iniciativa fuese llevada a buen término. Y seguramente así será. Pero mi amigo dice que no solamente quiere ayudar en Navidad, sino en otras épocas del año cuando todo el mundo está a lo suyo.
Es que cuando casi nada tienes, si te lo propones, puedes dar un mundo, puedes dar felicidad, puedes escuchar, puedes compartir lo poco que tengas, puedes sentirte útil y puedes tocar la cima del cielo.
Mi amigo me vuelve a dar otra lección de humanidad que yo recibo con gran cariño. Esas son las acciones que me ayudan a seguir adelante, a pensar que vale la pena levantarse, luchar, intentar cambiar el mundo desde donde puedes, y cuando llega la noche, sentirte satisfecho del deber cumplido.
Gracias amigo, por tu amistad, por tus enseñanzas, por tu sabiduría, por tu alegría, por tu vitalidad, por tu autenticidad, por tu generosidad y por tus buenas y grandes intenciones.
Personas como tu, ejércitos de personas como tu, pueden cambiar las cosas.
Un abrazo enorme amigo .
Tags: